sábado, 31 de julio de 2010


A: ¿Qué se ha tirado a otra? Pero, pero, pero... ¿Le matas tú o le mato yo?
B: Déjale... Ya he tenido suficientes conversaciones al respecto... ¿Te crees que me dijo que no quería? ¿Sabes que llegué a créermelo? Imagínate como nos ciegan las emociones que tuvo que ser una amiga mía la que me lo descubriera completamente.
A: ¿Cómo?
B: Algo obvio que yo no me había planteado, "¿Hola? ¿Desde cuando un hombre tiene una erección si no se siente con ganas? Y más aún, ¿Hola? ¿Desde cuando es capaz de terminar?"

Risas

A: Tu amiga es una sabia mujer. Y bien, ¿Qué le dijiste?
B: ¿Qué le voy a decir? Si prefiere el chopped al jamón serrano porque lo tiene más a mano, así sea, pero que luego no espere que le regalen el de pata negra en bandeja de plata.
A: Por que tu lo vales.
B: Por que yo lo valgo.

La gata negra

domingo, 25 de julio de 2010



Cuando era pequeña, solía dormir cada noche con un peluche diferente. En mi imaginativa mente infantil, discurría así para que no hubieran desigualdades, ningún peluche se pusiera celoso, y no me montaran un motín.

Ahora hago lo mismo, pero con los amantes.


La gata negra