miércoles, 15 de julio de 2009





Hace poco leí a un gran escritor de artículos de opinión que el buen yerno jamás será buen amante, y el buen amante jamás será un gran marido.


Ratifico la afirmación. Por eso hay que tener marido y amante.


La gata negra